La lectura en México

Por María Antonieta Hidalgo

Biblioteca de la DES de Salud

Fuente de Imagen: Giuliana Vistalli

A propósito del pasado 12 de noviembre, Día Nacional del Libro y aún cuando no  se hubiera instituido una fecha conmemorativa, es necesario divulgar estos datos de los que ya se ha hablado con anterioridad pero que no dejan de tener relevancia.

México estableció desde 1979 el Día Nacional del Libro, fecha del natalicio de la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz, con el propósito de promover los beneficios del máximo instrumento de transmisión cultural en la historia de la humanidad.  Hoy en día en la era de la tecnología, el libro sigue siendo la herramienta indispensable para el desarrollo educativo.

Según la Encuesta Nacional de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (UNESCO) y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), solo un bajísimo porcentaje de un 2% de la población lee en este país. El promedio de lectura por cada habitante de México es de 1.2 a 1.5 libros al año. Otro dato que nos puede parecer increíble pero que es real es que el 40% de mexicanos jamás han entrado a las librerías. De estas últimas existe una librería en el país por cada 200 mil habitantes y una biblioteca pública por cada 15 mil mexicanos.

Entre los géneros favoritos de quien  lee están principalmente: los libros de textos, las novelas, los libros de historia, los de superación personal y las biografías. Los libros más leídos son La Biblia, Juventud en éxtasis, Don Quijote de la Mancha y Cien años de Soledad.

Las causas de la poca lectura se deben según las instituciones citadas,  primeramente al rezago educativo que se tiene en el país,  al desarrollo de la tecnología y a la falta de promoción a la lectura.

En este último punto la Universidad Autónoma de Chihuahua a través de la Dirección de Extensión y Difusión ha creado desde el 2009 el Programa de Fomento de la Lectura convocando a la comunidad universitaria a formar grupos de estudiantes, docentes y empleados administrativos lectores quienes a su vez se den a la tarea de integrar otros grupos que amplíen la cobertura del Programa hacia el interior de las respectivas Unidades Académicas.

El Sistema Universitario de Bibliotecas Académicas (SUBA)  por su parte, en un intento de contribuir un poco a abatir el rezago en su entorno, ha conformado dos círculos de lectura: el primero con bibliotecarios del Sistema y el segundo con alumnos y bibliotecarios de la Facultad de Enfermería y Nutriología y de la Coordinación General del SUBA quienes se reúnen dos veces al mes para comentar y analizar diversos textos de la literatura universal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s