Entrevista con el Mtro. Josue Aranda Rojas

Imagen 34

EL COLEGIO DE MICHOACÁN A.C.

BIBLIOTECA LUIS GONZÁLEZ

Por. JULIO CÉSAR RAMÍREZ RODRÍGUEZ

???????????????????????????????

La formación de bibliotecólogos y bibliotecólogas mexicanos en el extranjero ha sido desde sus inicios una importante veta que ha permitido la reintegración de profesionales en el ámbito laboral, educativo y político de nuestro país. Basta mencionar por ejemplo a Juana Manrique de Lara como la primera bibliotecaria mexicana que incursionó en el extranjero a inicios de los años veinte y quien realizó importantes aportes a las bibliotecas públicas de nuestro país. Posteriormente, le seguirían no menos destacados personajes que de regreso al país hicieron aportes fundamentales para el desarrollo de las bibliotecas mexicanas.

Josue Aranda Rojas es uno de estos bibliotecarios mexicanos que lograron fructificar sus conocimientos adquiridos en el extranjero para coadyuvar con el desarrollo de la bibliotecología mexicana. Fue el primer bibliotecólogo mexicano que fundó los estudios de maestría en México en la Universidad de Guanajuato en los años ochenta. Por este logro y debido a su amplia trayectoria Josue Aranda fue reconocido en el 2009 con la medalla al Mérito Bibliotecario “Roberto Gordillo”.

ENTREVISTA

Inicio de los estudios preparatorios y universitarios.

La preparatoria la inicie en la capital del Estado en San Luis Potosi, ¡pero por razones económicas! no pude continuar con mis estudios ahí en la prepa, mi padre no podía ya sostenerme, mi padre era ferrocarrilero… entonces se me presentó la oportunidad, como a mí me atraía mucho el inglés, quería estudiar inglés y de hecho lo estuve estudiando en San Luis Potosí en el Instituto Mexico Americano de Relaciones Exteriores, ahí fue donde inicie mis primeros estudios de inglés. Dado que me gustaba el idioma, se presentó la oportunidad de ir a estudiar a Texas a una escuela donde ofrecen cursos de verano, exclusivamente de aprendizaje del inglés. Se dieron las circunstancias de tal manera que yo conseguí tanto de parte de mi padre como de la misma institución el apoyo para ir a estudiar a esa institución en Texas que se llama “Presbyterian Pan American School”.

Conocí de la oportunidad, como era una High School, de la posibilidad de estudiar y trabajar ahí, para terminar la preparatoria y por lo tanto decidí quedarme ya que me ofrecían beca trabajo. Ahí realicé tres años de High School, terminé la preparatoria e hice una solicitud para entrar a la Junior College en la Ciudad de Evanston Illinois, que se llamaba Kendall College y ahí fui a cursar en dos años la licenciatura en artes. Después de allí solicité ingreso a la Universidad de San Diego, ahí estuve un año o dos, no recuerdo exactamente, después pasé a otra institución que se llamaba Azusa Pacific College donde concluí mis estudios en sociología. Saliendo de ahí hubo la oportunidad de ingresar a la Universidad de California a estudiar el posgrado en Ciencia Bibliotecaria, donde me gradué en 1971.

Después trabajé por, dos o tres años en las bibliotecas públicas en el condado de los Ángeles. El condado de los Ángeles me ofreció formalizar mis papeles de migrante para trabajar con ellos ya que en ese momento se requería de, personal que fuera bilingüe y bicultural dado que en esos años el movimiento chicano en esos años estaba muy activo y se requerían bibliotecarios de habla hispana en las bibliotecas públicas de los Ángeles. Traté de arreglar mis papeles de migración pero hubo algo de oposición por algunos grupos también de chicanos que se oponían a que se contratara gente originaría de México; querían que fueran todos mexicanos o Mexico-Americanos nacidos allá, en Estado Unidos.

Su regreso a México

Al regresar a México busqué trabajo como bibliotecario ¡sabía muy poco acerca de las bibliotecas en México! En primera instancia lo que se me ocurrió fue ir a la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Allí fue donde yo conocí a la licenciada Medellín y ¡pues le dio mucho gusto que hubiera un bibliotecario que fuera a buscar trabajo! pero después de hacer las indagaciones pertinentes para ver la posibilidad de contratación pues le dijeron que no, que no podían contratarme. Ya una vez que me dijo que no podía contratarme me dediqué a buscar trabajo en la Ciudad de México. Presenté mi solicitud en el consulado americano y traté de contactarme con la maestra Guadalupe Carrión, que creo en ese entonces era la presidenta de la AMBAC. No hubo respuesta de parte de ella, no sé si no le llegó mi carta ¡no supe qué paso!

Después recibí una llamada de parte del consulado americano donde me invitaban  a una entrevista, asistí a la entrevista. La bibliotecaria que era la responsable de la biblioteca Benjamin Franklin  me comentó que de todos los candidatos que tenían para el puesto que ofrecían yo era el candidato que cumplía con todos los requisitos pero me sugirió que conociera la bibliotecología mexicana. Me puso en contacto con la maestra Guadalupe Carrión, en ese entonces ella estaba en el CONACYT. Esa misma tarde me recibió la maestra y me dijo que las oportunidades para trabajar en bibliotecas en la Ciudad de México eran abundantes pero que le gustaría que yo conociera el proyecto que había en la Universidad de Guanajuato. Le dije que sí, que yo andaba buscando trabajo y estaba revisando todas las posibilidades que había para decidir donde trabajar. En ese momento se puso en contacto con la directora de bibliotecas de la Universidad, la licenciada Susana Franco Villaseñor e hicimos la cita para presentarme a la semana siguiente en Guanajuato. Esto fue allá por el mes de octubre del setenta y cinco cuando se hizo esta entrevista.

Viajé a la Universidad de Guanajuato para entrevistarme con ella y, me dijo pues que ¡que sí le gustaría que me quedara, que sí tenía la necesidad…! en ese entonces estaban apenas todo el proceso de catalogación y clasificación de los acervos de la Universidad y yo le manifesté que no era mi fuerte la catalogación ¡verdad!, de hecho cuando estudié no me atraía mucho (risas). Y bueno, le dije no sé si vaya a poder con lo que usted ofrece y me dijo, ¡no, yo tengo confianza que sí puede usted! Quedé de resolverle, ella quería que yo iniciara el primero de noviembre de 1975. Regresé a San Luis y pues bueno, estuve pensándolo bien, las posibilidades… México era una ciudad grande, yo estaba acostumbrado a los Ángeles California otra ciudad grande entonces me atraía mucho que fuera algo igual ¡verdad! pero yo sentía que al ir a la Ciudad de México iba a ser parte de… como un engranaje, que nada más iba ser parte de una maquinaría y Guanajuato ofrecía la posibilidad de desarrollar un proyecto que estaba iniciándose en la Universidad. Y pues gracias a Dios opté por esta última y decidí llamarle y decirle que aceptaba, que el día primero estaría por allá. Mi mente pensaba “que voy a hacer en Guanajuato que es un ranchito bien chiquito (risas)” porque sí, cuando vine a la ciudad a la entrevista se veía algo muy chico comparado con los Ángeles de donde yo venía.

Los motivos de estudiar bibliotecología

Casi toda mi carrera desde la preparatoria estuve trabajando de tiempo parcial y de tiempo completo durante las vacaciones. En Azusa Pacific College donde termine el grado de sociólogo los trabajos normalmente era manuales y cuando fui a una entrevista en el último año yo les dije: “ya no quiero trabajos manuales quiero algo más intelectual”. Entonces me asignaron a la biblioteca; al principio era nada más acomodar libros en la biblioteca pero, el bibliotecario de consulta pues como que, se interesó en mí, y a veces, cuando había una consulta me llamaba y me mostraba las obras de consulta cuando estaba ayudando algún usuario y, eso me llamó mucho la atención porque él me mostraba las obras y me decía para que eran esas obras. De ahí nació mí interés por la biblioteca por ver lo que se podía hacer con los libros y cómo se podía ayudar a los estudiantes a buscar la información que requerían. Él fue el que también me dijo: “hay posibilidades en la Universidad de California de que puedas ingresar y obtener una beca para estudiar ahí”. Yo quería estudiar psicología social después de la sociología pero ahí fue donde cambié mi elección.

Al entrar a la carrera me abre todo un panorama, de lo que son en realidad las bibliotecas, todo lo que conlleva organizar una biblioteca y ofrecer el servicio a los usuarios, el aprender en serio la catalogación y la clasificación. De hecho, antes tuve la oportunidad, mientras estudiaba el posgrado allá en la Universidad de California, de haber trabajado en el escritorio de consulta de la research library donde tuve la oportunidad de platicar y ver cómo los bibliotecarios profesionales ofrecían el servicio de consulta a estudiantes, profesores y público en general.

Entonces, mi idea de lo que eran las bibliotecas, al trabajar simplemente acomodando libros y dar consulta cambió, porque de hecho en las noches había turno de estar en la biblioteca, y el bibliotecario me propuso que yo me quedara a dar consulta, así es que vamos a decir que unos meses antes de concluir mi licenciatura en sociología yo trabajé ahí de bibliotecario de consulta. Entonces tenía una idea de lo que era pero al tener los estudios formales y haber colaborado con un bibliotecario me cambia por completo el panorama, y el respeto que investigadores y estudiantes tienen hacia el bibliotecario profesional, no como el concepto que se le tiene todavía lamentablemente en nuestro país al bibliotecario en general.

  1. María Antonieta Hidalgo Muñoz.

    Un bibliotecario auténtico, un luchador, ya que esa es la palabra, un luchador en pro de las bibliotecas, ya que solamente quien las ama de verdad continúa en esta poco valorada profesión. Hay que reconocer que la valoración a estas instituciones es incipiente pero va solidificando. Un saludo al maestro Josué Aranda Rojas. María Antonieta

    • Jacinto Arturo Cervantes Barrón

      Recordar el comienso… a las personas
      de nuestro alrededor los que apoyarón para decidir
      la ovservacion ,la practica,lo consultado
      en secreto,los apuntes,lo ignorado,lo que otros ven,
      lo no concluido aveces,la falta de comunicacion
      impide el avance de otros…felicidades por los
      logros de un esfuerzo claro,ejemplo de los que vamos
      atras pero seguros de continuar.
      un gusto aver trabajado con U.d en PIB
      Cervantes Barrón Jacinto Arturo.
      escrito correcto…

  2. ISABEL

    BUENO PUES YO PUEDO DECIR QUE EL MAESTRO JOSUE ES UNA GRAN PERSONA QUE SABE TRASMITIR SUS CONOCIMIENTOS GRACIAS A EL ESTOY TODAVIA TRABAJANDO PARA LA UNIVERSIDAD EN LA BIBLIOTECA DE LA FACULTAD DE ENFERMERIA YO NUNCA EH SENTIDO MI TRABAJO COMO UNA RUTINA PARA MI ES TODO PORQUE TRABAJO CON MUCHO GUSTO Y ME ENTRISTECIO QUE EL NOS DEJARA PORQUE ES UNA PERSONA QUE EN REALIDAD SABE COMO SE ENCAUSA A L PERSONAL MI MAS CINSERO AGRADECIMIENTO POR TODOS LOS AÑOS QUE TUBE LA SUERTE DE CONVIVIR CON EL COMO JEFE Y COMPAÑERO DE TRABAJO LO QUE APRENDI DE EL NUNCA LO VOY A OLVIDAR SALUDOS Y GRACIAS MA. ISABEL QUINTANA GARCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s